Así funciona el sensor de frecuencia cardiaca del Apple Watch

Ya estamos cerca de que las primeras unidades del Apple Watch sean entregadas a los afortunados usuarios que residen en los nueve países que pertenecen a la primera oleada de lanzamiento del nuevo dispositivo de Apple. Y cada día que pasa los de Cupertino ofrecen más detalles sobre el producto más personal que han lanzado, ya sea a través de vídeos explicativos o como en este caso, a través de una nota informativa.

Otra de las características que más dudas ha suscitado, además de la duración de la batería, ha sido el hardware que utiliza el sensor de frecuencia cardiaca que nos permitirá conocer la intensidad con la que realizamos nuestro ejercicio. Gracias a estos datos se pueden realizar mediciones más precisas de parámetros como la cantidad de calorías que quemamos a lo largo del día. Para ello el Apple Watch medirá nuestra frecuencia cardiaca cada 10 minutos, almacenando estos datos en la aplicación Salud para su posterior visualización.

El sensor de frecuencia cardíaca del Apple Watch utiliza lo que se conoce como fotopletismografía. Esta tecnología, aunque difícil de pronunciar, se basa en un hecho muy simple: La sangre es de color rojo, ya que refleja la luz roja y absorbe la luz verde. El Apple Watch utiliza luces LED verdes combinados con fotodiodos sensibles a la luz para detectar la cantidad de sangre que fluye a través de su muñeca en un momento dado. Cuando el corazón late, el flujo arterial en la muñeca – y la absorción de la luz verde – es mayor. Entre latidos, es menos. Mediante el parpadeo de sus luces LED cientos de veces por segundo, el Apple Watch es capaz de calcular el número de veces que el corazón late cada minuto o lo que es lo mismo la frecuencia cardíaca. El sensor de frecuencia cardíaca también puede utilizar luz infrarroja. Este modo es lo que utiliza el Apple Watch cuando se mide la frecuencia cardiaca cada 10 minutos. Sin embargo, si el sistema de infrarrojos no está proporcionando una lectura adecuada, cambiará automáticamente a los LED verdes. Además, el sensor de ritmo cardíaco está diseñado para compensar los bajos niveles de señal mediante el aumento del brillo del LED y la frecuencia de muestreo.

Pero hay que tener en cuenta que a pesar de todo el esfuerzo que han puesto desde Apple para incorporar esta función al Apple Watch, el sensor de frecuencia cardiaca no es una herramienta médica 100% fiable. Y es que la medición puede verse afectada por la forma en que llevemos nuestro reloj, para ello Apple recomienda ajustar de la forma correcta la correa y la caja del reloj a la piel como se muestra en esta imagen de prueba. Por supuesto, otros aspectos de la anatomía humana pueden afectar también a la lectura.

Sensor frecuencia Apple Watch

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s