Apple y la magia de su ecosistema

Hoy os voy a contar cual es mi experiencia a nivel general con los dispositivos de Apple tras más de ocho años con ellos, así como qué es lo que ofrecen desde Apple que no ofrecen sus competidores y qué hace que valore tanto la experiencia de usuario del ecosistema de la manzana mordida.

Mi historia con los productos de Apple comenzó hace ya más de ocho años, cuando el portátil Toshiba que tenía por aquel entonces comenzó a dar problemas, primero con la fuente de alimentación y después con el disco duro con tan solo tres años de antigüedad. Eran ya varios los ordenadores que tras unos pocos años me veía obligado a reemplazar por problemas importantes, con la desesperación y la crispación que ello me generaba. Fue entonces cuando mi padre me recomendó adquirir un Mac, concretamente un Mac Mini, el modelo más básico de todos. Y aunque acabé haciéndole caso, no estaba muy convencido del cambio de sistema operativo.

El inicio fue un auténtico desastre con el Mac mini de finales de 2009. Tras llegar a casa e instalarlo, increíblemente el equipo no arrancaba. Comprobé que todo estaba perfectamente conectado y que a pesar de estar siguiendo todos los pasos el Mac mini continuaba sin funcionar, por lo que finalmente lo llevé a la tienda y resultó que no traía el sistema operativo instalado. Me lo cambiaron en el momento y vuelta a casa. A partir de ese día fue todo rodado, ni un sólo problema hasta el día de hoy, siendo el Mac que usa mi hermano actualmente. Debido al fantástico resultado que me estaba dando, poco a poco fui haciéndome con otros productos de Apple, primero un iPad de primera generación y algo después un flamante iPhone 4S, además de varios iPod Nano que tenía anteriormente.

iOS y macOS, el verdadero potencial de Apple

Con el paso del tiempo he descubierto que el verdadero potencial de cualquier producto de Apple se encuentra cuando lo complementas con sus hermanos. Un iPhone es un móvil tremendamente, potente pero se le saca más partido si tiene un iPad o un Mac que lo acompañe, o viceversa. Esto se debe a que no consumimos contenido de igual manera en un dispositivo u otro, ni creamos el mismo contenido en uno u otro dispositivo, por mucho que estén convergiendo cada vez más. Y es que la filosofía de los de Cupertino no es que adquieras un iPhone, un iPad o un Mac y te quedes ahí, sino que disfrutes de todo su ecosistema, la similitud entre los sistemas operativos (hay que recordar que iOS es una versión de macOS) y iCloud, su potente a la vez que sencillo servicio en la nube.

iOS 10 iPad iPhone MacBook

Se podría considerar al ecosistema de Apple como el séptimo producto que engloba a todos ellos. Porque una vez que tienes varios (pongamos un iPhone y un iPad), comprendes la forma de utilizarlo, a sacarle partido, los flujos de trabajo, etc. probablemente acabes haciéndote con un Mac, para así exprimir al máximo partido  iCloud, las aplicaciones de ofimática de Apple, la sincronización automática entre aplicaciones nativas como Fotos pero también de terceros, Apple Music y por supuesto, su sencillez y familiaridad de uso.

Y es que es aquí dónde radica la magia de Apple, en modificar un documento en el Mac y tenerlo al momento actualizado en tu iPad, sin tener que hacer nada. O retocar una foto en tu Mac y a través de la Fototeca de iCloud, tenerla en la aplicación Fotos del iPhone al momento, lista para compartir con tus amigos o en redes sociales. Pero sin duda la clave de todo radica en dos puntos fundamentales:

  1. Sencillez a la hora de configurar un nuevo dispositivo y disponer de todas las funcionalidades del ecosistema en unos pocos minutos.
  2. La actualización automática que no requieren de la intervención del usuario de documentos, datos o aplicaciones de terceros a través de iCloud.

Estas son, bajo mi punto de vista, las dos grandes ventajas de iOS y macOS frente al resto de sistemas operativos, que requieren de programas de terceros que siempre acaban provocando conflictos, fallos o configuraciones eternas que nunca acaban funcionando tan bien como las nativas de Apple o que requieren de la intervención directa del usuario para que acaben actualizando los datos o documentos.

iPad Vs. MacBook

El ejemplo más claro es cuando un usuario cambia de iPhone y teme perder los contactos, los eventos del calendario, las fotos y, cómo no, las conversaciones de WhatsApp. Si desde el principio configuraron correctamente las copias de seguridad así como la sincronización con iCloud (aunque se puede hacer en cualquier momento), una vez que han introducido su usuario y contraseña de Apple ID y comprueban que todo está ahí tal y como lo tenían en su anterior dispositivo como por arte de magia, la sorpresa es mayúscula.

Con la llegada de iOS 11 al iPhone pero especialmente al iPad, con funciones como Drag & Drop, han aumentan considerablemente la productividad en movilidad. Haciendo que cada vez iOS se parezca más y más a macOS y heredando funciones de su hermano mayor. No es descabellado pensar que en la hoja de ruta de Apple esté planeado que ambos sistemas operativos acaben convergiendo en unos años (¿bajo la nomenclatura de AppleOS?). De llegar a este punto, tanto usuarios como desarrolladores saldrían muy beneficiados: los primeros por utilizar un único sistema operativo en diferentes dispositivos con la ventaja de tener una curva de aprendizaje muy elevada; mientras que los segundos verían reducidos sus tiempos de desarrollo y los recursos necesarios para desarrollar sus aplicaciones por tener que trabajar únicamente en un sistema operativo, alcanzado así a muchos más usuarios y facilitando que las aplicaciones estuviesen disponibles para todos los dispositivos.

En definitiva, gracias a la política de Apple de usar sistemas operativos tan cerrados y controlados por ellos, así como el hardware de sus dispositivos, les confiere una ventaja competitiva frente a sus rivales (Android, Windows, Samsung, LG…) que nunca podrán igualar al tener una forma de actuar radicalmente opuesta. Pero que sin lugar a dudas beneficia a los otros dos jugadores de este tablero: los usuarios y los desarrolladores. Y que son tan importantes o más que la empresa que esté detrás.

Anuncios

One Reply to “Apple y la magia de su ecosistema”

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s