Los rumores, el peor enemigo de las novedades

El mundo de la rumorología es un negocio que mueve millones de euros al año y del que viven muchos de esos que se hacen llamar analistas, que no son más que metralletas de noticias en la mayoría de los casos sin fundamento alguno pero que consiguen captar la atención de los lectores de tecnología, que la mayoría de las veces se quedan en el titular y no profundizan en la noticia. ¿Y cuál es el negocio de estos analistas y webs de rumores?. Simple y llanamente las visitas de los usuarios curiosos que ante un titular bomba hacen click en el enlace y aumentan el contador, para así después vender la publicidad o los patrocinios más caros.

El claro ejemplo que confirma este negocio es que la diferencia entre el número de noticias de rumores sobre el iPhone frente al resto de productos de Apple es sospechosa. Por supuesto el teléfono de Apple es el producto más vendido de la manzana y por lo tanto el número de búsquedas es mayor. Pero, ¿no es extraño que de los Mac, Apple Watch, iPad o del nuevo HomePod, no haya prácticamente filtraciones o rumores?. Las cadenas que ensamblan los productos son las mismas, los trabajadores de las cadenas son los mismos, los analistas, son los mismos, sin embargo los rumores sobre estos productos son mínimos. Y los más beneficiados de esta escasez de rumores somos los usuarios, ya que cuando llega la Keynote con la presentación de ese producto del que no se ha filtrado prácticamente nada, la sorpresa es mucho mayor, puesto que nadie se ha generado unas expectativas fuera de la realidad, únicamente lo poco que Apple ha querido que sepas.

iPhone 8

Porque sí, Apple hace pequeñas filtraciones a propósito para generar esas expectativas y de esta forma mantener a los potenciales clientes pendientes en todo momento de cualquier novedad del próximo producto de Apple para que en cuanto este salga al mercado se lancen a por él. Pero una cosa son esas pequeñas filtraciones y otra muy distinta son esos “rumores” que los analistas lanzan sin fundamento ni base alguna. Esto genera un grave problema, ya que los usuarios menos tecnológicos y que no están tan informados suelen quedarse con el titular bomba o leen la notician diagonal sin entrar en detalles y claro, esos rumores con una tasa de acierto de risa, generan expectativas muy altas a esos lectores que se creen a pies juntillas esa publicación ya que toman por bueno a ese medio o a ese escritor en concreto. El problema llega cuando se presenta ese nuevo producto, ya sea el nuevo iPhone, el nuevo Samsung Galaxy S o cualquier otro teléfono de gama alta: las expectativas son tal altas que a poco que no las cumplan los usuarios se decepcionan y es cuando llegan las críticas.

Apple hace pequeñas filtraciones a propósito para generar esas expectativas y de esta forma mantener a los potenciales clientes pendientes en todo momento de cualquier novedad.

Y ese ahí dónde radica el problema, por un lado medios con pocos escrúpulos que sólo buscan visitas sin importarles la calidad de sus publicaciones o noticias, y por otro, usuarios o lectores ansiosos por conocer cualquier noticia sin comprobar la veracidad de la misma. Un cóctel explosivo que genera una falsa sensación general de frustración tras la presentación del nuevo buque insignia de cualquiera de las marcas, pero que se disipa días o semanas después cuando los teléfonos llegan a manos de los usuarios y dan sus primeras impresiones, alabando el gran trabajo que hay tras ese nuevo iPhone X, Samsung Galaxy S8 o Huawei P10. Porque las novedades siguen llegando año tras año y hacen que nuestro día a día sea más cómodo, sencillo y práctico aunque no nos demos cuenta de ello. Porque nadie iba a pensar hace 10 años que podríamos pagar con nuestro móvil, o que podríamos llevar los billetes de avión en nuestro smartphone o que íbamos a poder hacer prácticamente cualquier cosa en un dispositivo que cabe en nuestra mano. Y eso es lo que realmente importa.

Por lo que desde aquí os recomiendo encarecidamente que si queréis que las marcas, ya sean de móviles, ordenadores, coches, motos o cualquier otro sector, os sorprendan leed los rumores justos e imprescindibles pero sobretodo, no les hagáis caso. Esa será la forma de recuperar el factor sorpresa cuando se presenten los nuevos productos y así podréis valorar de una forma más subjetiva si de verdad son novedades buenas e interesantes o por el contrario ha sido una decepción.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s