iMac G3, el inicio de la revolución de Apple

El pasado 6 de mayo de 2018 se cumplieron 20 años del anuncio del iMac G3, el equipo que supuso la revolución de la Apple tras la vuelta de Steve Jobs. Para que os pongáis un poco en contexto y lo que supuso el lanzamiento de este equipo, os voy a contar algunos datos interesantes del lanzamiento del iMac G3.

El 6 de mayo de 1998 Steve Jobs salía al escenario del Flint Center en Cupertino, California en el que el eslogan era “Back on Track” (algo así como Vuelta al buen camino), una especie de premonición por parte de Apple, ya que gracias al iMac G3 la empresa de la manzana mordida es la que es a día de hoy en gran parte gracias a este equipo tan revolucionario. ¿Por qué fue tan revolucionario el iMac G3?. Muy sencillo, en aquella época, finales del siglo XX, los competidores de Apple lanzaban PC muy toscos estéticamente en los que la gama cromática era el gris o el beige. Pero ese 6 de mayo de 1998 llegó Apple con su iMac G3, su equipo todo-en-uno con diferentes colores, para revolucionar el mercado de los ordenadores. Y de ese toque diferente salió su divertida campaña publicitaria, haciendo hincapié en los aburridos colores de su competencia.

iMac G3 Sorry, no beige

Pero no solo supuso una revolución por el uso de colores llamativos, su diseño todo-en-uno también era toda una revolución. Hay que recordar que el iMac G3 fue el único en usar un monitor de tubo de rayos catódicos ya que su sucesor, el iMac G4 conocido cariñosamente por iMac lamparita, fue el primero en usar un monitor TFT. El iMac G3 también fue el primer ordenador que no usaba las disqueteras en favor de la unidad de CD-ROM, lo que le supuso un aluvión de críticas a Apple, que posteriormente se convirtieron en alabanzas por el acierto de elegir este estándar.

El éxito del iMac G3 se tradujo en unas ventas millonarias que provocó que Apple ganase en ese 1998 414 millones de dólares, frente a los 878 millones de pérdidas que generó la compañía en 1997. Esto se debió en gran parte por el éxito del iMac G3. Además, gracias a este Mac, los puertos USB se popularizaron para transformarlos en el estándar que usarían todos los ordenadores para conectar sus accesorios, que por aquellos años utilizaban los PS/2 para los teclados y ratones y que tenían 11 años de antigüedad.

Uno de los puntos fuertes de este iMac G3, era lo sencillo que era configurarlo, ya que no requería más que conectarlo a la toma de corriente y pulsar el botón de encendido. Mientras que los PCs de aquella época necesitaban todo un proceso para conectar todos los accesorios como la pantalla, accesorios, altavoces a la torre, con un diseño que dejaba bastante que desear y acompañado de una maraña de cables en la parte posterior. Sin embargo, a pesar de todo el iMac G3 no tenía conexión WiFi y utilizaba un puerto ethernet de 100 MB. Por último, el asa que tenía este iMac lo integró Sir Jonathan Ive en ese lugar para hacerlo menos intimidante de cara a los usuarios y que a la vez dijese que si lo podías levantar con una mano (aunque con sus 15,6 kg no era tarea fácil), no podría ser complicado de usar.

Así que gracias al iMac G3, Apple es la que conocemos a día de hoy y gracias al cual llegó la primera de muchas revoluciones a las que a cada cierto tiempo nos han acostumbrado los de Cupertino, primero con el iPod, más tarde con el iPhone, seguido del iPad y después llegaron los AirPods, el Apple Watch y el recién llegado HomePod.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s